¡Tócate o te tocará!

El cáncer de mama se define como una proliferación maligna de células epiteliales que revisten los conductos o lobulillos mamarios. Se trata de una enfermedad en la que una célula, debido a una serie de mutaciones, adquiere la capacidad de dividirse sin control ni orden, haciendo que se reproduzca hasta formar un tumor. El tumo resultante, que puede iniciar como una anomalía leve, se convierte en una anomalía grave que invade tejidos vecinos, y que finalmente, puede propagarse a otras partes del cuerpo.

El cáncer de mama cobra 458 mil vidas al año aproximadamente en el mundo. Por lo anterior,  cada 19 de octubre es la lucha contra el cáncer de mama y durante todo este mes, la OMS promueve la autoexploración y la información de este tipo de cáncer. Sin embargo, esta enfermedad no es exclusiva de las mujeres, los hombres también pueden padecerlo.

La mujer debe aprender a conocer bien su cuerpo y así apreciar cualquier signo de alarma. Los especialistas recomiendan a todas las mujeres mayores de 20 años que realicen la autoexploración mamaria cada mes. Después de los 25 años, lo mejor es que un especialista explore sus mamas anualmente. Y a partir de los 40 años de edad, es conveniente que se someta periódicamente a una mamografía.

Los signos y los síntomas que se deben analizar con el médico incluyen:

  • Un bulto que se palpa como un nudo firme o un engrosamiento de la mama o debajo del brazo. Es importante palpar la misma zona de la otra mama, para asegurarse de que el cambio no sea parte del tejido mamario sano de esa área.
  • Cualquier cambio en el tamaño o la forma de la mama.
  • Secreción del pezón que se produce de forma repentina, contiene sangre o se produce solo en una mama.
  • Cambios físicos, como pezón invertido hacia dentro o una llaga en la zona del pezón.
  • Irritación de la piel o cambios en esta, como rugosidades, hoyuelos, escamosidad o pliegues nuevos.
  • Mamas tibias, enrojecidas e hinchadas, con o sin erupción cutánea con rugosidad que se asemeja a la piel de una naranja, llamada “piel de naranja”.
  • Dolor en la mama; particularmente, dolor en la mama que no desaparece. El dolor generalmente no es un síntoma de cáncer de mama, pero debe comunicarse al médico

Si presentas algún síntoma antes mencionado, ¡no dudes y visita a tu médico!

Los conocimientos actuales sobre sus causas, aún son insuficientes, por lo que la detección temprana sigue siendo la punta de lanza de la lucha contra esta enfermedad ¡examina tus senos!

Previous Article Donar, es dar vida
Next Article Médico: Un héroe sin antifaz

Comments

Leave a Comment

Todos los derechos reservados 2017. Aviso de Privacidad