¿Por qué es importante el agua para la vida?

El pasado 22 de marzo, se conmemoró el día mundial del Agua, como un medio de llamar la atención sobre la importancia del agua potable, además de servir como inspiración para compartir los problemas relacionados con el agua y tomar medidas para cambiar la problemática mundial actual.

La creación de un día dedicado al Agua fue recomendada durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD) de 1992 en Río de Janeiro. La Asamblea General de las Naciones Unidas respondió a dicha recomendación designando el 22 de marzo de 1993 como el primer Día Mundial del Agua.

El agua propicia el bienestar de la población y el crecimiento inclusivo, y tiene un impacto positivo en la vida de miles de millones de personas, al incidir en cuestiones que afectan a la seguridad alimentaria y energética, a la salud humana y al medio ambiente.

Los problemas medioambientales, junto con el cambio climático, provocan las crisis asociadas a los recursos hídricos que ocurren en todo el mundo. Las inundaciones, sequías y la contaminación del agua se agravan con la degradación de la cubierta vegetal, los suelos, los ríos y los lagos.

Pero ¿en qué afectaría la falta de agua en los humanos? La importancia del agua es tan evidente, que constituye casi las dos terceras partes del peso del cuerpo y está presente en todos los tejidos corporales y en los órganos vitales: cerebro, pulmones, corazón, hígado y riñones. Es un elemento fundamental en procesos como la digestión y la absorción y eliminación de desechos metabólicos no digeribles. También estructura el sistema circulatorio y distribuye nutrientes hacia todo el cuerpo a través de la sangre.

Además, el agua contribuye al mantenimiento de la temperatura somática, ya que ayuda a eliminar el calor sobrante con su salida en forma de transpiración y vapor a través de la piel. Por esta razón, la mayor parte del peso que se pierde durante un entrenamiento deportivo es agua, por evaporación y sudor.

Como el cuerpo no posee un órgano o espacio destinado a almacenar agua, es necesario ingerir líquido permanentemente para restituir las cantidades de que se van perdiendo. El cuerpo humano puede sobrevivir varias semanas sin ingerir alimentos, pero ese lapso de tiempo se reduce sustancialmente ante la ausencia de agua. El ser humano incorpora entre 2,5 y 3 litros de agua diarios. La mitad (de 1,5 a 2 kg) a través de bebida y el resto por alimentos sólidos.

¡Cuida el Agua! En esta época de calor, mantén hidratado tu cuerpo; si notas resequedad en tu cuerpo, sed excesiva o dolor de cabeza constante, solicita una consulta a domicilio con el grupo de médicos de AEMEH a los teléfonos 551132 2490 y 556072 2127 o escríbenos al correo contacto@aemeh.com.mx.

Todos los derechos reservados 2017. Aviso de Privacidad