Hasta el fondo de la botella

El alcoholismo es un padecimiento que genera una fuerte necesidad y ansiedad de ingerir alcohol, de forma que existe una dependencia física del mismo, manifestándose a través de varios síntomas de abstinencia cuando no es posible su ingesta. El alcohólico no tiene control sobre los límites de su consumo, que va en aumento a medida que se desarrolla tolerancia a esta droga.1 Se considera como una enfermedad crónica, progresiva y mortal.

Para la mayoría de los adultos, el consumo moderado de alcohol probablemente no es peligroso. Sin embargo, cerca de 15 millones de personas en México, tienen trastorno por el consumo de alcohol. Esto quiere decir que sus hábitos de consumo causan angustia y daños.

Podemos clasificar las consecuencias del alcoholismo por sus efectos:

Según la OMS, estos son los países de Latinoamérica con mayor índice de alcoholismo per cápita:

  1.  Chile: 9,6 litros de alcohol per cápita.
  2.  Argentina: 9,3 litros per cápita.
  3.  Venezuela: 8,9 litros de alcohol per cápita.
  4.  Paraguay: 8,8 litros de alcohol per cápita.
  5.  Brasil: 8,7 litros de alcohol per cápita.
  6.  Perú: 8,1 litros de alcohol per cápita.
  7.  Panamá: 8 litros de alcohol per cápita.
  8.  Uruguay: 7,6 litros de alcohol per cápita.
  9.  Ecuador: 7,2 litros de alcohol per cápita.
  10.  México: 7,2 litros de alcohol per cápita.

Si presentas alguno de estos síntomas, el consumo de alcohol ya puede ser motivo de preocupación. Cuantos más síntomas tengas, más grave es el problema. Si crees que podrías tener un trastorno por consumo de alcohol, acércate con nosotros, podemos ayudar a darte alternativas.

Todos los derechos reservados 2017. Aviso de Privacidad